Cañaillas Mariscos Ángel González

Todo lo que necesitas saber sobre las cañaillas, ¡además de que están buenísimas!

Uno de los productos favoritos de nuestra tienda son siempre las cañaíllas. Se trata de un producto muy típico de Cádiz que siempre entra bien en cualquier momento con un vino o una cervecita. Pero, ¿realmente las conoces? ¿Sabes cómo son y cómo se cocinan?

Las cañaíllas son un caracol de mar que posee varias partes y también se conocen como caracolas de mar. Tiene una cabeza, un cuerpo musculoso y una concha. Se trata de un molusco bastante resistente de color marrón claro o amarillento.

¿Cómo se cocinan y se comen las cañaíllas?

Por lo general, las cañaíllas se cuecen en agua con sal y ya están listas para tomar. Las cañaíllas cocidas son muy fáciles de elaborar, aunque en ocasiones puede resultar complicado encontrar su punto exacto de cocción, ¡pero no te preocupes! Para eso estamos nosotros. En Mariscos Ángel González puedes encontrar las mejores cañaíllas cocidas en su punto de cocción y de sal, para que simplemente tu puedas disfrutarlas en casa como más te gustan.

Aún así, a la hora de cocerlas, hay que hacerlo con mimo. Lo primero que haremos será dejarlas unas horas en agua con sal para que suelten la arena y otras impurezas que puedan contener. Luego, las aclararemos con agua limpia y podremos empezar a cocinarlas.

Para cocerlas, pondremos una olla grande con agua salada (unos 70 gramos de sal por litro de agua) y dejaremos cocer. Una vez que esté en ebullición, echaremos las cañaillas, y una vez que empiece a hervir el agua completamente, contaremos aproximadamente entre unos 10 o 12 minutos, dependiendo siempre del tamaño de la cañailla.

Cañaillas Angel Gonzalez

La parte más marrón que se aprecia en la entrada de la concha, es el opérculo de la Cañaílla

Comer las cañaillas es muy fácil, si se tiene un poco de práctica. Para comerlas con comodidad vas a necesitar un palillo o un pincho que te facilite extraer la carne y, además, hay que retirar una pequeña protección que tienen que se llama opérculo. Si quieres matizar más aún el sabor, échale unas gotitas de zumo de limón recién exprimido por encima, ¡buenísimo!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>