Pescado Congelado Mariscos Ángel González

Todo lo que necesitas saber sobre el pescado y el marisco congelado

Muchos son los alimentos que consumimos diariamente, tanto frescos como congelados. Algunos de ellos no se pueden congelar, aunque gracias al avance en las tecnologías de congelación hoy en día es posible adquirir pescados y mariscos de gran calidad ya congelados y listos para el consumo. Pero, ¿por qué adquirir pescados y mariscos congelados? ¿Qué ventajas tiene hacerlo?

 

Mariscos Congelados Ángel González

1. El marisco y el pescado congelado conserva sus propiedades nutricionales. De esta manera, no es necesario estar siempre haciendo la compra, ya que podemos conservarlo en el congelador de casa sin problemas y sacarlo en el momento necesario.

2. Precio. Los productos congelados ofrecen una gran gama, por lo que es posible escoger la oferta o la variedad que más nos convenga. Además, también nos permite acceder a productos que no son locales con la seguridad alimentaria correspondiente y obligatoria. Además, la técnica de congelar también nos permite el acceso a productos que no están de temporada siempre que haga falta.

3. Cómodo. Los pescados y mariscos congelados se pueden encontrar en cómodos formatos (enteros, filetes, lomos, sin espinas, ya cocidos, etc.) que son fáciles de almacenar en casa sin que ocupen demasiado sitio.

4. Fresco. Si se mantiene la cadena de frío correctamente, el pescado consevará todas sus propiedades tanto de sabor como de olor y textura cuando lo descogelemos para realizar las recetas que más nos gusten o en el caso del marisco cocido, tomarlo directamente.

 

DESCONGELAR EN CASA 

Descongelar correctamente los productos congelados es muy fácil. Por ejemplo, para descongelar el marisco crudo congelado, lo mejor es hacerlo con agua hirviendo y sal. De esta manera quedarán listos para tomar muy rápidamente.

El pescado por su parte, también tiene truco. Lo mejor es que éste se vaya descongelando poco a poco y olvidar los procesos rápidos como el microondas, ya que éste modifica las propiedades del pescado y además, si no se hace con mucho cuidado puede empezar a cocerse por las esquinas y quedar crudo por el centro, quedando muy seco. Por eso, lo mejor es poner el pescado en un plato y dejarlo durante un mínimo de 12 horas en la zona con menos frío de la nevera. Al día siguiente tendrás tu pescado perfecto para cocinar.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>