Crema de Gambas Mariscos Ángel González

Receta de crema de gambas

Volvemos a la normalidad tras unas semanas comiendo copiosamente todo tipo de alimentos. Por eso, es hora de empezar a cuidarnos de nuevo para perder esos ingratos “kilitos” que la Navidad nos ha hecho ganar.

Hoy te proponemos una deliciosa crema de gambas, perfecta para el frío del invierno porque es calentita y un alimento muy completo y saludable, ¿te animas? ¡Pues apúntate la receta!

INGREDIENTES

Medio kilo de gambas sin pelar (pueden ser congeladas)

50 gramos de mantequilla

200 ml de nata

Una cucharada de tomate frito

Dos cucharadas de vino fino

Dos cucharadas colmadas de harina

Un poco de perejil fresco

Sal

MODO DE ELABORACIÓN 

Para elaborar esta receta es necesario seguir unos cuantos pasos que son muy fáciles, ¡así que no te rindas! Para empezar, vamos a poner a cocer las gambas en abundante agua con sal. Las echaremos a la olla cuando el agua empiece a hervir y las sacaremos cuando empiece a hervir de nuevo tras añadir las gambas. Una vez que las saquemos, vamos a introducir las gambas en agua muy fría con hielo. El caldo resultante de cocer las gambas lo colamos y lo reservamos unos minutos.

Una vez que las gambas están frías, podremos pelarlas sin dificultad. La carne de las gambas la reservaremos para añadirlas a la crema más tarde y las cáscaras y cabeza las pondremos en un colador (o chino). Con la ayuda de un mortero o un cazo, las aplastamos para conseguir toda la sustancia que podamos de ellas, ya que será una de las cosas que más sabor aporte a la crema.

En el fuego vamos a poner la mantequilla a la que añadiremos la harina. Removemos bien hasta que se integre todo y luego añadiremos la cucharada de tomate frito y el vino. Una vez que se integre todo y vuelva a cocer, añadiremos el caldo de las gambas así como todo el jugo que hemos extraído de las pieles y las cabezas. Lo dejamos cocer durante diez minutos y añadimos la nata removiendo muy bien con una cuchara de madera. Ahora es el momento de añadir la sal y las gambas que habíamos pelado (podemos añadirlas enteras o cortarlas en trocitos para que sea más fácil de tomar).

Como ves, se trata de un plato delicioso y muy fácil de preparar. Además, si lo prefieres, siempre puedes sustituir la nata por un bote de leche evaporada, lo que restará aún más calorías al plato.

Para decorar, podemos añadir un poco de perejil fresco picado, que va muy bien con los sabores que hemos trabajado en esta receta: ¡esperamos que te guste!

Imagen principal: zarleenalin via Visual Hunt / CC BY-SA

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>