Gambas a la parrilla

¿Gambas y langostinos a la plancha o a la parrilla?

Llega el verano, las barbacoas junto a la piscina y las reuniones familiares. Entonces llega el eterno dilema: ¿Cómo hago las gambitas y los langostinos? ¿Con la plancha o las pongo a la parrilla?

A la hora de cocinar el marisco, debemos estar abiertos a infinitas posibilidades: cocidos, en recetas, con salsas, a la plancha, a la parrilla y mucho más. El tema es que dependiendo de qué marisco vayamos a preparar, es mejor encontrar unas preparaciones para unos u otros.

Por ejemplo, los langostinos y gambas son perfectas tanto cocidas como en cualquier otra preparación. ¿Pero sabes la diferencia entre prepararlas a la plancha o a la parrilla? ¿Sabes quizá las posibilidades de presentación que se te plantean?

A LA PLANCHA

Para hacer gambitas o los langostinos a la plancha, sólo hace falta una materia prima buena, un pelín de aceite de oliva y sal. Lo pondremos sobre una plancha caliente (o incluso una sartén amplia) y las cocinaremos durante unos minutos hasta que estén en su punto.

Las gambas a la plancha se consumen inmediatamente sin dejar que se enfríen y se preparan y presentan con la cáscara sin quitar, cabeza y cola incluidas. Existen personas a las que les gusta apurar las cabezas al máximo, ya que contienen mucho sabor. Por eso, presentamos las gambas enteras.

No se suelen presentar con muchas salsas, ya que las gambas a la plancha suelen quedar bastante jugosas y como mucho, se acompañarán con un poco de mayonesa, para aquellas personas que quieran.

A LA PARRILLA

Los langostinos y las gambas a la parrilla necesitan un poco más de elaboración en crudo. Por ejemplo, antes de ponerlas en la parrilla, debemos pelarlas, dejando solo la cola a modo de decoración. Las podemos hacer en plan brocheta, estiradas o en semicírculo, poniendo una sola o varias en un mismo pincho.

Además de pelarlas, también podemos adobarlas o añadir algunos ingredientes. El supuesto más simple es el de sal y pimienta, aunque podemos enriquecerlas con pimentón, limón o el ingrediente que más nos guste.

Generalmente, la sal y la pimienta suelen ser suficientes, porque luego las presentaremos junto a diferentes salsas de todo tipo: agridulce, mayonesa, curry… Como se comen de un solo bocado, se pueden mojar y comer directamente, sin necesidad de pelar nada.

Estas gambas y langostinos, al desproveerse de la cáscara es más sensible a la hora de cocinar. Además, la parrilla es mucho más intensa que una plancha, por lo que es importante vigilar todo el rato no sólo que no se quemen, sino que no se sequen.

Sea como sea, se tratas de dos modos de cocinar las gambas excepcionales, sólo tienes que decidir cuál te gusta más y ponerte manos a la obra. ¿Te animas?

Imagen: INOMATA Kentaro via Visualhunt.com / CC BY

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>