Gambas gabardina Mariscos Ángel González

Gambas a la gabardina: la receta perfecta

Existen muchísimas formas de disfrutar de las gambas, ya que se trata de uno de los mariscos más apreciados en España. Normalmente se suelen disfrutar tanto cocidas como a la plancha, pero podemos preparlas de forma distinta y perfecta tanto para casa como para eventos. Además, las gambas a la gabardina gustan tanto a mayores como a pequeños. 

Las gambas son las auténticas protagonistas de esta receta, por lo que es muy importante elegir género de gran calidad, como el que te ofrecemos en Mariscos Ángel González. Para esta receta no debemos elegir gambas demasiado pequeñas, por lo que te recomendamos la gamba terciada, estupendas porque tienen un tamaño de bocado. Puedes conseguirlas en nuestros puntos de venta o hacer tu compra online haciendo clic en este enlace.

Gambas cocidas tamaño mediano

INGREDIENTES 

500 gramos de gambas cocidas de Mariscos Ángel González

150 gramos de harina común

Media lata de cerveza

1 huevo

1 cucharadita de levadura 

Sal 

Aceite de oliva virgen sabor suave para freír las gambas

MODO DE ELABORACIÓN 

Lo primero que vamos a hacer será pelar las gambas. Quitaremos la cabeza y la piel del cuerpo dejando la cola (que será por donde se congerán luego para comerlas). Una vez listas, entonces es hora de preparar la masa del rebozado, que es muy fácil y rápido. 

Para preparar el rebozado,  ponemos la harina en un bol grande donde luego podamos mover todos los ingredientes con comodidad. Luego, añadiremos a la harina la cerveza poco a poco, el huevo la levadura y la sal. Con ayuda de un tenedor o unas varillas vamos a mezclar bien hasta que se integren todos los ingredientes y nos quede una masa fina y sin grumos. 

Para finalizar, vamos a poner el aceite a calentar a fuego medio0 – fuerte. Luego, vamos a ir cogiendo las gambas por la cola y metiéndolas en la masa. Las sacamos y las volvemos a introducir. Directamente vamos del bol a la sartén para que se frían bien hasta que queden con un precioso color dorado en la parte exterior. Al sacarlas de la sartén, las colocaremos sobre un papel de cocina para escurrir el exceso de aceite que hayan podido coger. 

Luego, al tomarlas, la parte exterior será crujiente y el interior suave, respetando el perfecto sabor de las gambas. Podemos acompañar con alguna salsa si nos gusta. Lo único importante es que una vez listas tenemos que servir para tomar directamente, ya que si las dejamos durante un rato, la masa perderá la frescura y perderá la capita crujiente. 

Photo credit: Víctor Villamarín on Visual hunt / CC BY-NC-SA

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>