Croquetas de Cigalas

Croquetas de cigalas

Las croquetas de jamón ya están muy vistas y, aunque son un clásico, ¿por qué no probar otra cosa? Hoy te presentamos las croquetas de cigalas que son fáciles de preparar y están buenísimas. Tanto si te han sobrado cigalas cocidas de una celebración o las compras sin cocinar, puedes preparar este delicioso plato perfecto para la comida y para la cena.

INGREDIENTES

250 gramos de carne de cigala

Media cebolla

Un vaso de caldo de pescado

Tres huevos cocidos

Dos cucharadas de harina

Cuatro cucharadas de aceite de oliva suave

Una cucharada colmada de Mantequilla

Un vaso de leche

Huevo batido

Pan rallado

Sal

¿CÓMO PREPARAR LAS CROQUETAS DE CIGALAS?

Preparar unas croquetas de marisco es muy sencillo, igual que las croquetas de otros sabores. En este caso, vamos a poner el aceite a calentar. Añadiremos la cebolla cortada lo más finamente posible y con un pellizco de sal dejaremos que se poche poco a poco. Si tenemos la carne de la cigala cruda, entonces la añadiremos en este momento (si no, más adelante).

Luego echamos la mantequilla y dejamos que se derrita. Una vez lista, añadiremos la harina removiendo constantemente con la cuchara de palo. Pasados unos diez segundos, empezaremos a añadir el caldo de pescado y luego la leche poco a poco haciendo una bechamel con la cebollita y la carne de la cigala perfectamente integradas. Removeremos sin parar hasta que nos salga una bechamel que no esté demasiado líquida, ya que luego debemos formar las croquetas. No debemos olvidar echar sal al gusto en este momento y un poco de pimienta si es de nuestro agrado.

Antes de retirar del fuego, añadimos el huevo picado (y la carne de la cigala si la teníamos cocida previamente). Removemos bien y vertemos la masa en una bandeja.

Cubrimos la bechamel con un papel film y dejamos que se enfríe en la encimera, a temperatura ambiente durante unas horas. Cuando la bechamel se haya enfriado y se haya quedado compacta, formamos las croquetas.

Para ello y con la ayuda de dos cucharas o de las manos, daremos forma de croqueta a la masa en pequeñas porciones. Luego, simplemente las pasamos primero por huevo y luego por pan rallado para freírlas posteriormente en aceite caliente. ¡Y listo!

Las croquetas de cigalas tienen un sabor muy suave y muy fino, perfecto para aquellos que no suelen comer carne o pescado. Es una cena ideal para los niños ya que comen lo que les gusta de una manera fácil y mucho más sana. ¿Por qué? Porque el marisco tiene mucha menos grasa que la carne o embutidos con los que se suelen hacer las croquetas usualmente.

¡Pruébalas!

Imagen principal: jlastras via Visual hunt / CC BY

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>