Cazón en Adobo

¿Cómo se adoba el cazón?

 

El cazón en adobo o “bienmesabe” es una de las elaboraciones de pescaíto más populares de Andalucía. Se trata de una receta muy fácil, sabrosa de elaborar y fácil de comer, por lo que le encantará a todos los miembros de la familia.

El cazón es un pescado muy saludable, ya que aporta gran cantidad de proteínas y apenas grasas, además de ser muy nutritivo porque aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales como las vitaminas A, E y B, hierro, fósforo, magnesio y potasio. Elaborado en adobo y frito, el cazón es una comida completa que junto a una buena ración de verdura aporta una excelente cantidad de nutrientes cubriendo muchas de las necesidades nutricionales que tenemos cada día.

Además se trata de un pescado muy económico. A partir del 4 de abril y hasta final de semana, podrás encontrar en nuestras tiendas el cazón a un precio de 2,49€ el kilo, por lo que será un plato que te saldrá redondo además de ser exquisito, ¿te apuntas?

INGREDIENTES PARA CUATRO PERSONAS

1 kilo de cazón en rodajas de 1,5 centímetros o en cuadraditos

Cinco dientes de ajo

Dos hojas de laurel

Una cucharadita de pimentón

Una cucharadita de comino

Una cucharadita de orégano

Medio vaso de vinagre de Jerez

Un vaso de agua

Harina para freír

Aceite de oliva virgen extra suave para freír

Sal y pimienta

MODO DE ELABORACIÓN 

Hacer esta receta es muy fácil aunque necesario empezar con tiempo, ya que tenemos que dejar el pescado adobando como mínimo 12 horas (mejor si lo dejamos un día entero ya que cogerá más sabor).

En un recipiente de cristal con tapadera, vamos a introducir el cazón con sal y pimienta. Luego, en un mortero pondremos todas las especias, y los dientes de ajo. Machacaremos hasta que los dientes se hayan roto y hayamos extraído todo su sabor. Luego, añadimos la mezcla al pescado junto con el resto de ingredientes: el laurel, el pimentón, el vinagre y el agua. Removemos bien asegurándonos de que el pescado se impregna con todos los ingredientes. Cerramos la tapaadera y lo dejamos adobando en la nevera hasta el día siguiente.

Una vez que nuestro pescado haya cogido un color anaranjado y haya absorbido todos los jugos, sabores y aromas del adobo ha llegado la hora de freírlo. Para ello, vamos a retirar el pescado del adobo, lo escurrimos y lo secamos con un papel de cocina. Luego lo embadurnamos bien con harina de pescado (o de garbanzo) e introducimos cada trozo en aceite de oliva muy caliente. Debemos esperar un par de minutos a que cada rodaja de pescado se dore por completo. Eso sí, cuidado con freírlo demasiado porque puede quedar un poco seco.

El cazón en adobo debe comerse en seguida mientras se mantiene caliente y crujiente por fuera. Podemos acompañarlo con tomates aliñados, una ensalada mixta o unas verduras: ¡te sorprenderá lo bien que sabe! ¿Te animas?

Photo credit: Chodaboy via Visualhunt.com / CC BY-NC-ND

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>